FotoRevista-->Notas y Noticias de Fotografía-->Notas y Noticias 

Photolari, del otro lado de la pantalla

Publicado: 01-05-2017
1989 visitas

Por: Ricardo Palmadessa

Buenos Aires, Argentina
http://www.ricardopalmadessa.com.ar
Imprimir esta página   Volver
 
  Tweet 

Photolari, del otro lado de la pantalla

Iker Morán, delgado, de calva rapada, barba recortada y anteojos de marco negro, es periodista, vasco de Bilbao, y está en medio del hall central de la Estació de França de Barcelona hablándole a la cámara sobre las virtudes y defectos de una digital compacta recién salida al mercado. Álvaro Méndez, con las mismas señas particulares, es director cinematográfico (frustrado, aclara) nacido en esta ciudad, y está detrás de la cámara, cuidando que todo se vea bien y se escuche con claridad.

Ambos son los responsables de Photolari, una web dedicada a la fotografía y al video, nacida de una dura realidad: el cierre de un medio. Iker y Álvaro trabajaron juntos más de diez años formando parte del staff de Quesabesde, una de las primeras publicaciones digitales especializadas de habla española. Ante la certeza del cierre, y con la necesidad de seguir trabajando, estos jóvenes profesionales convirtieron la crisis en oportunidad y fundaron una nueva revista digital que en sólo siete meses de vida llega a los cinco mil suscriptores. Su canal de Youtube, en donde publican sus producciones en video, cuenta con siete mil cuatrocientos seguidores, y acaban de batir su propio record de audiencia: el video dedicado a la presentación en Londres de la Sony A9, llegó a las veintiocho mil visualizaciones en sólo cuatro días. Aprovechando una pausa en la grabación, pudimos charlar con ellos sobre éste y otros temas.

 Foto 1

¿Cómo fue la transición de trabajar para un medio importante a ser sus propios jefes?
Iker- Fue muy duro, porque aparte de hacer todo lo que hacíamos, vídeos, contenidos, también tuvimos que hacer la parte comercial. Lo bueno es que ya teníamos los contactos de cada empresa, a quienes conocíamos desde hace diez años. Tuvimos que empezar de cero en muchas cosas. Todo el mundo nos conoce...pero Google no. Tú hace hace años ponías una cámara en Google y llegabas a Quesabesde...ahora no llegas a Photolari.
Álvaro- En Internet el público es muy volátil. Uno podría pensar que simplemente, aunque hayamos cambiado el nombre, todos los lectores tenían que ir de un sitio al otro, pero por el camino se pierden muchos. Los lectores fieles, los que nos siguen en las redes, esos siguieron.
I- ¿Estás suscripto a Photolari?
Sí, claro. Cuando el boletín semanal dejó de llegar, encontré a Photolari.
I- Ahí tienes: el boletín cada semana. A las tareas que a nosotros nos gustaría tener: probar cámaras, hacer vídeos, se le ha sumado todo esto y la parte técnica e informática...
A- En Quesabesde teníamos dos personas dedicadas a la parte técnica...
I- Hacíamos de todo igual, pero la parte informática no y la comercial tampoco, que es lo que ahora nos ha tocado asumir...
Es que el cuentapropismo es difícil. Quizás sea el precio que hay que pagar por ser libre...
I- Es que durante muchos años hemos estado invirtiendo muchas horas, mucho tiempo, mucha vida, en algo que se ha quedado claro que no era nuestro: otras personas han decidido cerrarlo y legalmente no puedes hacer nada...Antes era un trabajo, con un horario, y luego...ya no hay horarios. Y es lo que dices tú, es mucho más duro que el proyecto sea tuyo, pero sabes que todo lo que inviertes, si llega algo, será tuyo. Y si no llega nada, te lo comerás tu también, ese es el problema. La gente nos dice: lleváis seis meses, está muy bien! Seis meses es poco tiempo comparado con quince años, y la audiencia no está mal: de visitas estamos en ciento treinta mil al mes. Para hacer fotografía en español, en seis meses, es la hostia. Pero si comparamos con los gigantes...
A- Con Quesabesde...
I- Sí, claro. Tenemos un quinto del tráfico...
A- Un quinto en seis meses...si fuera matemático nos tendríamos que poner al nivel en algún momento...

 Foto 2

Iker es verborrágico, Álvaro es más reflexivo, pero ambos hablan con pasión de su profesión, es evidente que hacen lo que les gusta. Podemos comprobarlo también en los videos que publican, y en el consultorio semanal “OlaKeAse”: la naturalidad, el humor y la cuidada informalidad con la que se presentan, marcan lo que ya parece ser su estilo.
Verlos trabajar hace pensar que lo que hacen es fácil: Iker es quien propone, a partir del guión que lleva en su cabeza, los pasos a seguir. Álvaro decide la puesta en escena, la iluminación (natural, la que hay en el lugar, en interiores o en exteriores) y la ubicación de la cámara (una Panasonic GH3, en mano), y controla desde sus auriculares que el micrófono inalámbrico esté encendido y funcionando. Los preparativos para cada toma no llevan más que un par de minutos. Es evidente que saben lo que hacen, y que lo han hecho cientos de veces. Es lo que se suele llamar profesionalismo.

I- Le damos mucha caña al canal de Youtube, porque creo que se nos da bien hacer vídeos. Es fácil, aunque luego es un rollo para Álvaro que es quien edita...
A- Hay un público nuevo que prefiere mil veces ver un vídeo de quince minutos que leerse un artículo durante cinco. Es una generación posterior a la nuestra, creo que somos los últimos...
I- Además, hemos mantenido el tono, lo hemos reforzado un poco, de no ser demasiado serios, de no tomarnos demasiado en serio. Porque la fotografía nos gusta mucho, y es algo serio, pero...es que estamos hablando de cámaras. Y mucha gente las primeras semanas nos decía “Felicidades por el emprendimiento” ¡y que no...no es un emprendimiento, es que nos hemos quedado en la puta calle! y no teníamos otra...
A- Fue todo muy rápido, porque cuando ya vimos que era inminente que Quesabesde se cerraba, nos pusimos diez días antes en plan: tenemos que estar en el aire el día en que cierre. En ese tiempo hicimos cuatro contenidos y montamos la web, no tuvimos mucho tiempo para pensarlo. Si nos hubiésemos parado un momento...Como ya te decía, la audiencia en Internet es muy volátil...
Antes mencionaban el “OlaKeAse”...¿qué es el nombre, qué significa?
A- Había un vídeo que se hizo viral en España, de una especie de cantante, ridículo, que se llamaba Lory Money, y la letra decía eso: “Ola-Ke-Ase, Ola-Ke-Ase” y aparecían llamas...
I- No tiene ningún sentido...y se ha pasado un poco de moda ya, nosotros lo hemos rescatado. Y la llama, que me hace mucha gracia, porque aquí se vio la publicidad de la compañía de teléfonos argentina, con “la llama que llama”...Podríamos explicarlo un día ¿no? Como lo de Photolari...
Esa era la otra pregunta que les iba a hacer...
I- Photolari lo usaba yo en mis redes propias hace unos años. El logo, es un hombre con un hacha. Bueno, yo soy vasco, y en Euskadi los que cortan troncos se llaman aiskolaris. Lari es el sufijo de “alguien que hace algo”, y aiskola es hacha, entonces se me ocurrió la tontería de que el que hace fotos es un fotolari. Y quedó Photolari, porque yo tenía el dominio registrado, y encontrar un dominio que tenga Photo que no esté pillado es muy complicado, y tampoco teníamos tiempo...Voy a publicar una noticia, perdón. (Iker toma su móvil mientras explica) Es que como somos dos, he dejado una noticia preparada para publicar...

 Foto 3

Álvaro aprovecha la pausa para preguntarme por revistas de fotografía en Argentina. Le cuento de las revistas en papel que leía desde fines de los años 70, y de la digital más antigua, FotoRevista. Entonces, hablando de los contenidos, les hago la observación de que a Photolari le falta una temática más fotográfica, sobre la fotografía como medio de expresión.

I- A eso apuntamos, aunque si tú sientas a una mesa a cuatro fotógrafos, a los cinco minutos están hablando de cámaras y no de fotografía. Nos gustaría también incorporar consejos, trucos, pero es que no llegamos...Lo que quisiéramos hacer es un poco lo que hace Petapixel: invitar gente que escriba sobre fotografía. Ya lo estamos haciendo con algunos fotógrafos. Es decir, dar cabida a gente que sepa, especialistas. Porque yo sé mucho de cámaras y se de foto por estar en esto muchos años, pero...
A- Es que a nosotros la parte artística se nos resiste un poco...

¿De dónde vienen, de la fotografía, o del periodismo?
I- Yo soy periodista, no fotógrafo, aunque hago fotos y vivo de hacer fotos, lo que en España es muy complicado. Y hago fotos malas (por suerte no tengo que hacer fotos buenas). Hago notas sobre gastronomía, muchas veces el texto y las fotos. Pero soy periodista especializado en tecnología y en gastronomía. Estudié periodismo en Bilbao, y como en el último año nos aburríamos, empezamos a colarnos en el cuarto de revelado, y revelábamos fotos. Allí me picó el gusanillo de la fotografía. Cuando me recibí trabajé un tiempo en un periódico y luego me vine a Barcelona a hacer un posgrado en fotoperiodismo, y me quedé. Empecé a trabajar en tiendas de fotografía, y viví el cambio a digital. Hacía una revista en papel en la tienda más grande que hay aquí, y tuve la suerte de que todas las primeras cámaras digitales pasaron por mis manos. Entonces empecé a dar clases de fotografía digital en el posgrado, y empecé a colaborar con Quesabesde. Es decir, estuve donde tenía que estar en los momentos clave. No fue: “la fotografía es mi vida, mi sueño y quiero dedicarme a esto”...
A- Yo podría decir que soy un director de cine frustrado (risas) Estudié realización audiovisual, y siempre se dice que en fotografía lo que importa es quien está detrás de cámara, pero los que venimos de lo audiovisual estamos mucho más metidos en las cuestiones técnicas. Será que para grabar un vídeo tienes que tener en cuenta un montón de cosas, y las cámaras son importantísimas. Acabé de estudiar, hice unos cuantos cortometrajes, cuando tuve que empezar a trabajar porque si no mi madre me echaba de casa. Entonces, yo vivía en el mismo pueblo en donde estaba la sede de Quesabesde, en Premià de Mar, a veinticinco kilómetros de Barcelona, y dije si voy a buscar trabajo en algo que no me apetece, por lo menos que sea cerca de casa, y ahí me presenté, dije que no era periodista pero sabía de cámaras,  hice un par de pruebas de cámaras de vídeo, y me quedé. Por eso yo me encargo del detrás de cámara, pero también escribo, aunque no tengo la facilidad que tiene él...
I- Sacamos cada semana entre diez y quince temas, dos o tres al día, desde noticias muy breves que hemos visto, hasta contenido propio y las pruebas de cámaras.  Entonces tenemos que repartirnoslo. Y no es que tenga más facilidad, es que llevo más tiempo haciéndolo, y como decimos entre compañeros, nos dedicamos a hacer churros: sabes que tienes un tiempo para hacer una noticia, y ahí es donde está el oficio, poder hacer en media hora algo correcto. Por ejemplo, esta noticia que he publicado recién: se ha prohibido llevar cámaras a bordo en vuelos desde países árabes a Estados Unidos y al Reino Unido. La información la he sacado del New York Times, citando la fuente, y no me he puesto a llamar a todas las compañías aéreas, no tenemos esa capacidad. Pero eso tampoco lo hacen ni El País, ni Clarín, no lo hace nadie ahora. Hay notas que sí las hacemos nosotros, con información propia, más allá de las pruebas donde nos mandan una cámara, la probamos y grabamos el vídeo. Por ejemplo hay algo que hacemos cada año, y que de momento no nos ha pisado nadie, y funciona muy bien: qué cámaras usan los ganadores de los World Press Photo. No lo ha hecho nadie, y lo levantan de todo el mundo, y sólo se trata de recoger los datos exif de las fotos, hacer los gráficos y una reflexión acerca de las réflex y sin espejo. No voy a decir que somos una referencia internacional, eso sería una gilipollez, pero es verdad que en castellano, en fotografía, tenemos nuestra relevancia, nuestro público, en Sudamérica, por ejemplo. En Colombia colaboramos con Enfoque Visual, nos gusta tener una patita puesta allí. Yo siempre digo que Sudamérica es el futuro...que Europa está jodidísima y que acabaremos todos allí pidiendo trabajo...

Bueno, con gusto los recibiremos...
¿Se dedican a tiempo completo a Photolari, o hacen otras cosas?

I- Yo estoy en mil sitios: llevo un blog de gastronomía que está en 20Minutos, y hago colaboraciones de gastronomía en La Vanguardia, y lo que surja, doy cursos de fotografía en bodegas...Hacemos con Álvaro vídeos de recetas para una marca de cocinas...(O sea que en el estudio de OlaKeAse también se hacen recetas). A mi me gusta mucho la gastronomía,  porque me gusta cocinar, me gusta comer y es un tema muy interesante. Pero estaría bien poder vivir de Photolari. Yo creo que es un poco el objetivo, veremos si se consigue. Y no es solamente que podamos vivir nosotros, sino que podamos pagarle a gente para que escriba...
A- Eso nos encantaría, porque hay mucha gente que muy amablemente se ofrece sin esperar compensación económica, pero claro, a nosotros no nos gusta tener ahí una legión de gente escribiendo...no nos parece...
I- Nuestro objetivo no es ser uno de esos blogs que han crecido a base de pagar una miseria. Los grandes imperios periodísticos no se han creado pagando bien a la gente...
Los imperios, en general...
I- Sí,sí..los imperios...Aunque Quesabesde, ha acabado como ha acabado, pero allí siempre hemos tenido una nómina, un contrato. Yo siempre he sido muy defensor de las condiciones laborales, he sido muy crítico con los que han montado empresas basadas en eso, entonces, acabar ahora haciendo lo mismo, pues sería muy feo...y aparte me parece que es algo muy cortoplacista. Si tienes a alguien bueno y no le pagas bien, se va a ir o va a dejar de hacerlo...
A- O en todo caso no se va a esforzar mucho, está claro.

Tuve un maestro de arquitectura, que nos aconsejaba sobre cómo cobrarles a los clientes, y él decía que hay un límite del buen humor. Podés bajar el precio todo lo que quieras para conseguir el trabajo, pero hay un limite por debajo del cual, ya no lo harías a gusto, ni lo harías bien...
I- Es que pocas veces puedes cobrar lo que te gustaría, o lo que tu crees que podría valer tu trabajo. Entonces si te puedes permitir el lujo de decir que no, cosa que creo que los fotógrafos hacen poco, si todo el mundo dijera que no, los precios subirían.
A-  Me gusta eso del límite del buen humor, porque hay un punto en que te enfadas...
I- La semana pasada hubo en Barcelona unas conferencias y charlas de fotógrafos de boda. Estuve hablando con ellos, y hay algunos que cobran ocho mil euros por una boda, aunque la mayoría cobra entre mil y dos mil. Ojalá todos pudieran ganar ocho mil, pero no todo el mundo puede pagarlo. Entonces, con mil o dos mil ¿los números te salen, pagas tus gastos, tus impuestos, todo lo que tienes que pagar? Porque también hay mucho pirateo...Muchas de estas empresas periodísticas se han basado en falsos autónomos, en gente que trabaja pero no está contratada. Mira, de Photolari se podrán decir muchas cosas, pero hostia, somos pobres pero honrados. Todo euro que entra es legal con sus impuestos y tal. Luego tu hablas con gente que te dice “sois tontos, que en la situación que estáis...” que nos hemos ido a la calle, sin un duro, y vaya a saber cuándo lo cobraremos, pero bueno, vamos a intentar hacer las cosas bien, y si no, pues ya nos buscaremos un curro de cualquier otra cosa...
A- A las bodas...sí! que por ahí hemos pasado los dos también, él de fotógrafo y yo de videógrafo...
I- Yo hice un par de temporadas de bodas, hace muchos años, y es un infierno, pero se aprende mucho...
A- Yo todo lo que sé de edición lo he aprendido haciendo bodas...
I- A trabajar rápido, a manejar a la gente. Tú me das un tumulto y te lo organizo rápido: “a ver: novios, padres, quietos” y va... Se aprende...¡y con película! Yo entregaba los carretes sin haberlos visto...Lo piensas ahora y es...qué miedo! Y con flash...¿habrá salido bien expuesto?, y salía ¿eh?
A- Fallabas menos veces...Cuando veo esos álbumes antiguos de cuando tiraba con la compacta de película, me da la sensación de que en general hacía más aciertos que ahora tirando con digital...
I- Siempre se dice que disparamos ahora en un día las fotos que antes hacíamos en un año...

 Foto 4

Luego del café y la charla, Iker y Álvaro retoman el trabajo. Unas tomas en exteriores para poner a prueba la capacidad de la pequeña Canon G9X MarkII a la hora de disparar en ráfaga, y sus prestaciones de video 4k. Estamos en el Parc de la Ciutadella, hermosos jardines públicos cercanos al Barrio Gótico y La Barceloneta, donde mucha gente va a correr y hacer ciclismo. La grabación termina en el Umbráculo, un antiguo jardín interior cubierto por una bella estructura de hierro forjado y varillas de madera, con una luz de media sombra, ideal para probar tomas con ISO alto.

De allí, partimos hacia un estudio de fotografía, a grabar un video de prueba de un accesorio Bluetooth para cámaras. Estamos a veinte cuadras de distancia, y la idea es llegar rápida y económicamente. Iker propone llamar un taxi por una aplicación del móvil, aprovechando un descuento, por lo que el trayecto nos costará menos que en bus. Tras unas idas y vueltas hasta encontrarnos con el auto (negro y brillante, como salido de una moderna serie de gángsters) y finalmente en camino, el chofer nos dice en su acento extranjero y muy educadamente: “¿El aire está bien...a su gusto? Tienen agua a su disposición. La clave de wifi está en la ventanilla”.Nos miramos algo sorprendidos. Serán cosas de la nueva modernidad. ”Los taxistas no deben estar muy contentos con ustedes, verdad?” comentamos, ante lo cual el chofer sólo asiente. Ya en el estudio nos recibe Dani, fotógrafo y ex-colega, en un cómodo local de dos plantas y subsuelo que comparte con otros profesionales. Nos acompaña escaleras abajo, y comienza a preparar el fondo y la iluminación, mientras Álvaro alista la cámara. Están por grabar un video de prueba de un sistema para conectar de forma inalámbrica la cámara con un móvil, tablet o laptop. Esta vez lleva un poco más de tiempo la preparación: hay que dejar todo listo, probado y funcionando para poder grabar sin pérdidas de tiempo. Mientras Álvaro y Dani ajustan detalles, Iker ensaya el guión mientras juega con un sombrero y el marco vacío de un cuadro, haciendo poses. Luego como si hubieran ensayado, la grabación sale de un tirón. La jornada de trabajo se ha terminado, y se pasó la hora del almuerzo. Iker propone remediarlo en un bar cercano, La Argentina, supongo que en nuestro homenaje, donde, sandwiches de milanesa y cervezas mediante, reanudamos la charla.

 Foto 5

¿A dónde creen que va a llegar la fotografía?
I- Según Sebastiao Salgado la fotografía va a morir, aunque creo que luego se desdijo. Yo supongo que seguirá habiendo fotografía como la entendemos: documental, artística. Y luego estará la fotografía de consumo diario, fotos que haces y que se quedan olvidadas...
A- Yo creo que va a pasar como con la música, va a estar la música de consumo, y el que se compra un vinilo de vez en cuando...
I- Yo no me atrevería a hacer un pronóstico...Hace cinco años ¿existía la palabra selfie, existían los palos de selfie? Si te dicen que en cinco años Kodak va a descatalogar una película, y luego la va a resucitar, y que va a volver la cámara súper 8...Las modas duran tan poco y ahora influyen tanto en el mercado...
A- Yo creo que la fotografía como actividad, como afición, está más a tope ahora que nunca. Con doce años los chavales empiezan a hacer fotos...luego podemos discutir qué tipo de fotos hacen...
I- Antes estaba la cámara de la familia...
A- Cuando te ibas en grupo a algún viaje, el que llevaba la cámara era uno y luego hacía copias a todo el mundo. En cambio ahora, de los diez que van, los diez van a hacer fotos...

 Foto 6

Susan Sontag escribía en los años setenta, que con el auge de la fotografía, por la aparición en esa época de las cámaras automáticas, todos fotografiaban todo, como si un hecho para ser real necesitara ser fotografiado, ¿se anticipó cuarenta años a lo que estamos viviendo ahora?
I- El problema de estos cambios, es que los vives en directo, creo que nos falta alejarnos y ponerlos en perspectiva. Yo supongo que cuando Leica sacó las cámaras de 35mm, los que tiraban con medio formato o gran formato, habrán dicho “esto no es fotografía, esto es para niños”. Cuando llegó el color, también. Con los años, va a pasar lo mismo. Con la fotografía digital, que es la tercera o cuarta revolución, que no es un cambio de color, ni es un cambio de tamaño, es un cambio de soporte, ¿Qué viene después de esto, que va a pasar con los móviles, va a seguir habiendo cámaras? Dentro de diez años, ¿va a existir Nikon? ¿Sony va a seguir haciendo cámaras? ¿la gran marca de cámaras va a ser, no sé...Lomography? Estamos en un punto en que cualquier cosa que digas, dentro de diez años vas a quedar como un tonto.
A- Yo creo que hay algo indiscutible y es que cada vez se hacen más fotos. Y una cosa es que lo mires desde el punto de vista de la industria de las cámaras, entonces eso es algo que puede cambiar mucho. Pero la realidad es que cada vez se hacen más fotos, y cada vez se ven más fotos...la gente está más interesada en ver fotos...
I- Hay gente que dice “se hacen más fotos pero son peores”. Para mi es una cuestión de estadística. Si hago cien fotos al día, una tendrá que ser buena. Yo digo: si quieres hacer mejores fotos, haz más fotos, ve más fotos, lee más, viaja más...
A- Yo creo que ahora muchos fotógrafos se sienten amenazados, porque por ejemplo, hace veinte años, una fotografía en la que se viera la Vía Láctea, era una cosa que podían hacer diez fotógrafos, era algo súper especializado, y ahora cualquiera con una cámara decente se puede ir al bosque y hacer una foto de la Vía Láctea, entonces parece que eso perdiera valor...
I- Es también la democratización de la fotografía, que democratiza tonterías como el palo de selfie, pero también hace que mucha gente que no podía hacer fotos, ahora haga fotos. Y tu entras a las webs, y te encuentras a gente haciendo muy buenas fotos. Entras en Instagram, y hay mucha mierda y mucho selfie, pero de vez en cuando hay algunas cosas que dices: “Hostia, yo no voy a hacer esto en mi vida”.
A- Lo que sí es verdad es que como profesión, está muy jodida, a muchos niveles. Por ejemplo, tengo un amigo que dice qué sentido tiene ahora ser fotoperiodista, suponiendo que tienes que ser el primero en llegar a cubrir un conflicto, cuando en cualquier conflicto, en cualquier sitio, las primeras imágenes que van a llegar son las de los propios ciudadanos hechas con el móvil. Cuando el fotógrafo consigue llegar, consigue los permisos, consigue la foto, ya han enviado mil fotos y mil vídeos los propios ciudadanos, que son mucho más interesantes, porque son las primeras, aunque no tendrán la estética...
I- Muchas veces a los periódicos les da igual todo esto. Y eso es algo que hay que asumir...que nos da mucha rabia: que lo que importa es la foto y da igual cómo esté hecha, ya la apañarán un poco...Hemos visto fotos en portada que son una auténtica mierda, ¿por qué? porque sólo hay una.
A- Supongo que ha pasado con muchas profesiones. No es que fuera algo difícil,  pero si sólo lo sabías hacer tú, podías convencer a alguien de que te tenía que pagar por eso. Como ha pasado con las páginas web, al principio el tío que sabía hacer las páginas podía cobrar una millonada. Yo creo que con la foto va a pasar lo mismo, ahora ya no cuela el rollo de decir “yo se hacer esta foto” porque otro te dirá “yo viendo dos tutoriales en internet puedo hacer esa foto, más o menos”.
I- Esto pasa mucho, por ejemplo en gastronomía, hay mucho instagramer haciendo fotos de comidas, una foto de comida cualquiera la hace, el problema es cuando una editorial contrata a esa persona para hacer un libro, y entonces hay que hacer un bodegón, iluminar unas botellas, y ahí la cosa se complica. Hacer una foto con el móvil, todos sabemos, pero otra cosa es que tú quieras un trabajo profesional, eso hay que pagarlo. Como ahora hay una moda, todos van hacia eso, pero pasada esa histeria, quedarán los buenos.
A- Y para cosas muy específicas, por ejemplo como en las bodas. Yo he presentado cada trabajo chapucero, que he podido cobrar simplemente porque en aquella época nadie tenía una cámara de vídeo.
I- Ayer estuve con un amigo que es profesor, dando una charla sobre periodismo a chavales de catorce años (una locura intentar que te escuchen un minuto), habría cincuenta. Les pregunté “cuántos habéis leído un periódico en papel en el último mes”, imaginaros...nadie. “Qué leéis” y me hablaban de cosas que ni sabía qué eran, de blogs...no sé de qué me hablaban. Tenían que hacer un trabajo sobre periodismo y yo les decía: “hay que ser conscientes de lo que tenéis en el bosillo: una cámara de fotos y una cámara de vídeo mucho mejores que una que hace diez años debía haber sido así de grande, y hubiese costado miles de euros”. Eso lo cambia todo, lo revoluciona todo. Se juntan muchas cosas, la cuestión tecnológica, el cambio generacional...Pero no tengo ni puta idea de adónde vamos, sería el resumen...
A- Siendo optimista yo creo que la imagen tiene cada vez más importancia, eso es exponencial. Como decía antes, cada vez hay más imágenes, cada vez se hacen más fotos, a la gente cada vez le gusta más ver fotos, aunque sea en Instagram...
I- Que Instagram haya resucitado el formato cuadrado, y mediante ese formato rescatar lo que significa la educación visual en la composición, yo creo que algo habrá hecho. Quiero pensar que la gente de tanto verlo, aparte de hacer tanto selfie y fotos de pies en la playa, algo de eso le habrá quedado...

 Foto 7

Algo educativo en cuanto a la imagen...
I- Algo tiene que quedar, yo creo que sí, yo estoy convencido...
A- Es parecido a lo que pasó con la música. Antes, para poner tu música en el mercado, necesitabas una distribuidora, alguien que te grabara en un estudio, que te planchara un vinilo, unos camiones que te llevaran el vinilo a la tienda...Ahora tú lo grabas en tu casa, lo cuelgas en internet, y la gente escucha tu música. Hay muchísima música y hay que buscar más para encontrar cosas buenas, pero aprovechemos que hay muchísimo y que es más fácil distribuir tu trabajo. Es lo que decíamos sobre la democratización...Pero lamentarse de que “ahora cualquiera puede hacer esto”...qué le vamos a hacer, no puedes luchar contra eso. Si haces la comparación con ser arquitecto, por ejemplo, ahí cambia todo, porque para ser arquitecto necesitas unos conocimientos, que cuesta mucho adquirir...
I- Una carrera, una titulación. Yo no puedo decir “soy arquitecto aficionado, te voy a construir un edificio”
Lo mismo que un médico...
A- Si lo haces mal, puede costar vidas. En la fotografía eso no pasa...
I- Y en el periodismo tampoco...tenga título o no tenga...
A- Más allá de la titulación, yo hablo de la responsabilidad...de lo que implica. Hacer una fotografía mal no implica absolutamente nada. Bueno...puede implicar que se use la fotografía para lo que sea...Pero claro, hacer un edificio mal, u operar a una persona sin tener idea...
En profesiones como ésta, el fotógrafo o el artista, el pintor...
I- Volvemos un poco a eso, al arte, que es muy difícil de encuadrar...
...es algo que valora más quien lo hace para expresarse...salvo en los círculos en los que la gente compra arte...algo que está tan lejos...
I- Si tu hablas con fotógrafos que venden en galerías de arte...es otro mundo. Tienen su mercado europeo, sus galerías que les venden...para ellos no hay crisis. El problema lo tienen el fotógrafo del día a día, el fotoperiodista especialmente, porque está entre dos crisis, la de la fotografía y la del periodismo. Aunque son crisis profesionales ¿no? Ni el periodismo está en crisis como tal, (o sí, pero por otros temas) ni la fotografía está en crisis. Estamos en crisis los que intentamos vivir de esto, que nos queremos ganar la vida escribiendo sobre fotos, haciendo fotos...

Escribir sobre fotos, hacer fotos...En eso estamos. Tanto en Europa como en Sudamérica.

 
    FotoRevista no asume ninguna responsabilidad por el contenido esta nota,
siendo su autor el único responsable de la misma.
    
También te puede interesar
 
arteBA 2017
 09/05/2017 - Noticias

arteBA 2017

por arteBA
Photolari, del otro lado de la pantalla
 01/05/2017 - Noticias

Photolari, del otro lado de la pantalla

por Ricardo Palmadessa
Luis Bellini, participante
 15/05/2017 - Charlamos

Luis Bellini, participante

por FotoRevista
 
  El límite de la fotografía es nuestro propio límite
Home   Favoritos   Atrás   Arriba
 
Quienes somos     Contacto     Reglas de Participación   Las fotografías expuestas en este sitio pertenenecen a sus respectivos autores y no pueden ser reproducidas sin autorización de los mismos.
 
Pizarrón
Subir Fotos
 
7° Salón Invierno FotoRevista 2017
 
Blipoint
 
Marcelo GurruchagaEscuela Motivarte
 
Casa de Camaras
 
Encuadrarte
 
Solo Fotos
 
Ada Sacchi CursosCentro Mayorista
 
Escuela In Fokus
 
Publicite en FotoRevista
 
 
      Sitios Recomendados   Boletín / Newsletter