Portfolios de FotoRevista

de Autor  Retrato Desnudo Intervenida Documental Viajes y Turismo Naturaleza y Paisaje Moda y Publicidad Varios Volver  

Guillermo Castillo Ramírez

Guillermo Castillo Ramírez
México,
http://unam.academia.edu/GuillermoCastilloRamirez
Sección: Documental
Publicado el: 05/12/14
12 fotos en este Portfolio / 611 visitas

 

"1ro de diciembre, manifestaciones por Ayotzinapa"

 
 
Ver como Galería Lytebox 
-
 

El primero de diciembre y las manifestaciones de apoyo por Ayotzinapa                                                

Guillermo Castillo Ramírez

“No me voy a cansar. [ ] ... Los llevo a todos [los normalistas desaparecidos] en mi corazón. Vamos a encontrarlos. Los estamos esperando en Ayotzinapa”. Clemente Rodríguez Moreno, padre del normalista desaparecido Cristian Alfonso Rodríguez Telumbre [manifestación de la marcha del primero de diciembre en la ciudad de México].

“Ayotzinapa somos nosotros y toda la gente que nos ha apoyado en donde quiera que nos hemos parado y nos han brindado la solidaridad”. José Solano, estudiante de la Normal Rural Raúl Isidro Burgos [manifestación de la marcha del primero de diciembre en la ciudad de México].

Movilización y fractura de la inercia

Rompiendo la inmovilidad y siguiendo la convocatoria y el llamado de los padres y compañeros de los normalistas asesinados y desaparecidos el 26 de septiembre, el pasado primero de diciembre se llevaron acabo diversas marchas multitudinarias para exigir justicia y la aparición con vida de los estudiantes normalistas secuestrados en Iguala. En dichas manifestaciones se reunieron nuevamente diferentes organizaciones sociales y políticas, miles de estudiantes de educación medida superior, universitarios de diferentes instituciones de educación pública superior, maestros, trabajadores, grupos de la sociedad civil, organismos de derechos humanos y diversos colectivos a lo largo de las principales ciudades del país y en gran parte de las entidades federativas del territorio nacional. A estas manifestaciones se sumaron diversas demostraciones y actividades de apoyo y solidaridad en el extranjero desde diversos países. Venciendo el miedo y la intimidación de los últimos actos represivos de las fuerzas de seguridad del estado (justificados y estimulados por la actuación de provocadores e infiltrados), la gente salió a las calles una vez más e hizo resonar la exigencia de dar una repuesta veraz y expedita a las demandas irresueltas de los padres y compañeros de los normalistas ausentes, quienes, con dolor y rabia, desde hace más de dos meses han buscado incansablemente a sus hijos y compañeros.         

La movilización social frente a la cosecha de atrocidades e ignominia

La argamasa que une y articula a estos grupos, organizaciones y miembros de la sociedad es la sensación y el hecho de vivir una situación de injusticia estructural, permanente y profundad; está la percepción de que cualquier otro individuo o persona pudo haber sido o puede ser el desaparecido número 44 y el séptimo asesinado. También permanece la certeza de que los 43 desaparecidos resuenan como un eco atroz e hiriente de los más de 26 mil desaparecidos en los últimos ocho años de gobierno, y de que los tres estudiantes brutalmente asesinados el 26 de septiembre en Iguala son una manifestación exacerbada de la violencia que ha generado más de cien mil asesinatos y muertes violentas en la última década. Todo esto es en gran parte resultado de una política oficial de seguridad militarista, errática y desfasada que sólo ha cosechado lo contrario a lo que discursivamente se proponía: inseguridad y muerte.

Cada vez está más presente y se difunde la idea de que el Estado (en sus diversos niveles y con sus múltiples instituciones) no sólo no le interesa y no ha sido capaz de dar respuesta a las problemáticas y demandas (de seguridad, empleo, educación, salud, trabajo, etc.) de grandes sectores de la sociedad (normalistas, maestros, estudiantes, organizaciones sociales y políticas, padres de familia, entre otros). Por el contrario, conforme pasa el tiempo es más generalizada la consideración de que el Estado, no sólo no actúa y por tanto incurre en omisión y negligencia, sino que es parte integrante de estos problemas y de que es él mismo quien fomentó las políticas y condiciones socio-económicas que hicieron posible atrocidades como las muertes y desapariciones de Ayotzinapa (así como los decenas de miles de desaparecidos y los más de cien mil asesinatos en las dos últimas administraciones federales). La confianza y credibilidad en el Estado se ha rotó y vuelto añicos para grandes sectores de la población mexicana. 

 

  

Comentarios recibidos (0)

Dejar Comentario 
  FotoRevista no tiene responsabilidad alguna sobre comentarios de terceros. Los mismos son de exclusiva responsabilidad de quien los emite. FotoRevista se reserva el derecho de eliminar aquellos comentarios injuriantes, discriminadores o contrarios a las leyes de la República Argentina.   El límite de la fotografía es nuestro propio límite
Home   Favoritos   Atrás   Arriba
 
Quienes somos     Contacto     Reglas de Participación   Las fotografías expuestas en este sitio pertenenecen a sus respectivos autores y no pueden ser reproducidas sin autorización de los mismos.  
  
Concursos Patrocinados de FotoRevista:
Desde 2014 transmitimos nuestros juzgamientos en vivo:
  58° Concurso Mensual FotoRevista   59° Concurso Mensual FotoRevista