Fotografía Estenopeica

 
Taller Virtual de Fotografía Estenopeica
por Claudio González

Parte I: Introducción, presentación y construcción de la camera obscura.

   
Estamos iniciando el
“TALLER VIRTUAL DE FOTOGRAFÍA ESTENOPEICA”

Pero aquí hay dos palabras casi contradictorias: “TALLER” y “VIRTUAL” ¿por qué casi contradictorias? Pues porque la modalidad “TALLER” para la enseñanza de cualquier materia es “arremangate y trabajá” y bueno, “VIRTUAL” pareciera no significar justamente eso; “TALLER” es artesanal, manual, práctico. “VIRTUAL” es intelectual, teórico, plan.
Así que, fotográficos amigos, les propongo arremangarse y preparar los materiales necesarios para la realización del taller, dejar la máquina luego de leer esto e ir corriendo a reunir los elementos que necesitaremos para hacer... ¡fotografía sin lente!, sin objetivo, sin cristales; FOTOGRAFÍA ESTENOPEICA, como así llamamos a esta técnica encantadora de utilizar las propiedades de la “camera obscura” como cámara fotográfica, incorporándole una placa sensible a la luz a la espalda de nuestra camera obscura y en el frente un estenopo obtendremos bellísimas imágenes con el toque flou típico de la foto así lograda...

Pero antes quisiera presentarme: me inicio en la fotografía en el año 1974, en San Carlos de Bariloche y trabajo varios años free lance y en distintos medios locales, siempre haciendo toma y laboratorio, recorro de esta forma la Patagonia toda, desde el Río Colorado hasta la Tierra del Fuego, de la cordillera al mar y en el año 1991 me convierto en “saltimbanqui” de la fotografía haciendo esta misma recorrida patagónica pero ahora con el laboratorio a cuestas dando talleres de fotografía tradicional en blanco y negro, extensión color y estenopeica con siete programas de mi autoría.
Estos últimos años me atrae ciertamente más la Fotografía Estenopeica que la Óptica a la hora de dar mis talleres con los que me metí en aldeas, pueblos, escuelas rurales y ciudades, armando laboratorio de campaña a la orilla de un río, a la umbra de un bosque de lengas, en refugios de montaña, en la plaza de algún pueblo, en la playa del mar o a orillas de un lago, en la cima o en la ladera de la montaña, en la calle (más bien en la vereda) en pleno desierto, en la meseta, al costado de una ruta e incluso en alguna casa. Ciertamente debo agradecer al Maestro Augusto Vallmitjana con quién además de aprender técnicas de toma y laboratorio incorporé el entusiasmo por la investigación y la experimentación.
Lugar insólito para armar el taller me tocó en Ushuaia. Allí me habilitaron una celda de la ex prisión donde ahora funciona la Galería de Arte del Museo Marítimo. También di talleres en baños, salas, carpas, sótanos, garajes, galpones y trenes.

Desde 1991 hasta fin de 2006 llevo dados 57 talleres en 45 pueblos distintos.

Mi preferencia con los programas de Fotografía Estenopeica se debe al claro hecho de la creatividad individual o grupal. De éstos talleres invariablemente siempre surge un invento, una nueva cámara, una nueva visión, veo creatividad e inventiva en los participantes en mayor porcentaje que en los talleres ópticos. Creo que esto se debe a la “estandarización” de la fotografía tradicional, a que la cámara y las películas los compramos hechos y nos atenemos a las indicaciones estrictas de los fabricantes de los productos químicos al momento de trabajar en el laboratorio, en cambio con la estenopeica fabricamos nuestras camaritas con cartón o madera, y al comprender minimamente “física de la luz” ya queremos variarla, “dominarla”, aprovecharnos de nuestro control al haber descubierto tiempos de exposición, ángulos de toma, múltiples estenopos, infinitas variedades de cámaras anamórficas, infinitas variedades de cámaras de perspectiva real.
Pero vamos a lo nuestro.

 

¿Qué significa “estenopeico”?

Estenopeico significa “diminuto” y se refiere al tamaño del agujerito por donde penetra la luz a imprimir la placa fotosensible. A ese agujerito lo llamamos “estenopo”, palabra seria y pomposa.

El estenopo es implantado en lugar del objetivo fotográfico que traen las cámaras habituales, éste es llamado en ingles “pinhole” que significa “agujero de alfiler”.

El estenopo, preferentemente ha de tener cierto diámetro que depende de la distancia focal que queramos darle a nuestra camera obscura en el momento de fabricarla.

El estenopo se practica en una lámina delgada que puede ser plástica, metálica o papel, para después incorporarlo a nuestra camera que aún tenemos que construir. El motivo de perforar una placa apropiada para el estenopo en lugar de perforar la misma camera obscura es porque seguramente la habremos construido de un material más grueso y duro o resistente.

El estenopo permite el paso de la luz en forma controlada, con él, al igual que con un diafragma, controlamos el caudal de luz que entra para imprimir la placa fotosensible. En la práctica estenopeica se trata de controlar el tiempo que ese caudal de luz incide sobre la placa sensible, igualmente que en la fotografía óptica este tiempo se controla con un artificio llamado “obturador”.

El obturador, como la misma palabra lo dice; obtura el paso de la luz: “tapa el agujerito”. Nosotros lo “destapamos” durante cierto tiempo y la luz entra derechito hacia nuestra placa, que a esta hora podemos llamarla ¡negativo! (cliché). Así que la luz está entrando a través del estenopo y proyectándose en la pared opuesta, sobre el cliché... recogiendo la imagen del exterior en forma invertida, como veremos.

De ésta sencilla manera logramos una fotografía, solo nos queda: Primero, construirnos una buena camera obscura, luego, determinar haciendo pruebas el tiempo de exposición a la luz, después revelar esa prueba, observarla, estudiarla y corregirla para después hacer la exposición verdadera; “la foto”.

 

Sencillo, ¿no?

A medida que transcurra el taller vamos a ir viendo apasionantes temas: nos encontraremos con cuestionamientos físicos de la luz y químicos del revelado, nos encontraremos con incógnitas, con cositas aparentemente imposibles pero si a la técnica que iré describiendo le agregamos, claro está voluntad y paciencia, entusiasmo, lograremos éxitos y satisfacciones inenarrables... solo la imagen lograda transmitirá esa sensación vívida de dibujar con luz.

Pero basta de chamuyo y ¡a trabajar!. Los materiales para construir una camera obscura pueden variar según el constructor, o sea usted mismo. Hay quienes son muy hábiles con la madera, otros preferirán el cartón o el plástico o la lata o que sé yo, el papel maché. Tenemos que lograr, como premisa máxima que la “caja” que será nuestra camera obscura sea perfectamente estanca a la luz, que no le entre ni el mínimo chiflete de luz, que ese único chiflete que entre sea el del estenopo y cuando nosotros lo ordenamos destapando el obturador.

Para lograr esto pintaremos con esmalte sintético negro mate el interior de nuestra caja. Si somos exagerados podemos pintarla por fuera también negro mate, debemos evitar la transparencia del material que usemos, por ejemplo, si nos armamos una camera obscura de cartón de poco gramaje, por más que esté el interior pintado de negro mate, a pleno sol querrá transparentarse estropeándonos con un indeseado velo el cliché. Creo que está bien directamente pedirles que en el momento de pintar sean exagerados, digamos una mano tras otra hasta que la pintura tome cierto espesor que la denote absolutamente opaca y densa, gruesa. Así que paciencia con la pintada de la caja que es muy importante, además tómese tiempo de que seque la mano de pintura antes de embadurnarla nuevamente. Los vértices son especialmente difíciles de pintar, para rellenarlos puede hacer una pastita con plasticola y papel y darle y darle con el esmalte sintético. Si desea puede usar “pintura pizarrón” que es tan negra y tan mate, pero hay que considerar que esta pintura es muy fácil de ensuciarse, es un negro que se marca con solo haberla rozado con los dedos, pero a su vez la calidad de su mate es más apropiada para nuestro propósito, aunque usando un sintético de buena calidad seguramente obtendrá buenos resultados.

Si construye su caja con madera seguramente no tendrá problemas de transparencia y podrá decorarla por fuera, así se ve bonita.

Hay varios consejitos que me gustaría que los apreciaran, el más importante es que trabaje usted ordenadamente, que sea prolijo y paciente y cuidadoso de los detalles pues ya sabemos que la suma de detalles bien resueltos nos llevan a un producto mejor terminado. Si nuestra camera obscura está bien construida nos dará resultados sorprendentes... son fotos que cuando uno cuenta “esta foto la hice con una cajita de cartón” el interlocutor dice “Sí” y se va en busca de coherencia a platicar con sus amigos acerca del último modelo de tal marca es superior a tal otra porque trae un nuevo dispositivo que bla bla blá ignorando que ésa cámara último modelo tiene una camera obscura que es su cuerpo, un agujero (óptico) por donde pasa la luz, un obturador y una placa fotosensible igual que su cajita de cartón.

La diferencia está entonces en la calidad de la imagen que se lograrían con tan diferentes cámaras. Aquí, “calidad” no es mejor ni peor sino DISTINTA. Una estenopeica técnicamente bien resuelta, es de calidad. Al igual que una fotografía óptica bien resuelta es de calidad. La diferencia de procesos para lograr la imagen es notable en el momento de comparar. Pero yo creo que la fotografía estenopeica sencillamente es incomparable. Es otra técnica y se desarrolla con otra herramienta.

Vamos a ir considerando que la luz en la fotografía estenopeica llega al cliché limpiamente, sin atravesar nomás que aire, desde el sujeto hasta la placa fotosensible derechito, con lo que es fácil de comprender que la imagen aparezca invertida si se tiene en cuenta que la estamos haciendo pasar únicamente por el estenopo, tracemos una línea imaginaria desde el sujeto hasta la placa pasando por el estenopo y veremos que el rayito de luz de arriba a la izquierda sigue su recorrido derechito entonces llega abajo a la derecha, y así; los rayos de luz de abajo a la izquierda los veremos proyectados en el cliché arriba a la derecha, etcétera: arriba a la derecha van abajo a la izquierda, etcétera abajo a la derecha van arriba a la izquierda y su recorrido en conjunto se proyecta en forma cónica hasta detenerse en la espalda del cliché (o negativo), contra el fondo absolutamente negro de nuestra camera obscura. Con lo que si el cliché es plano veremos la imagen circular.

Ahora que sabemos cómo llega la luz al cliché debemos plantearnos, antes de construir nuestra camera obscura algún “para qué”.

¿Para qué usaré la camera obscura? Porque cada una tendrá su utilidad según lo que se desee fotografiar. Por ejemplo, podemos construirnos una cámara granangular, o “normal” o telefoto. Llamamos “tiraje” a la relación entre distancia focal, estenopo y sujeto.

Si la distancia focal es corta, digamos que la distancia entre el estenopo y la placa fotosensible, cliché o negativo (ídem) es de 5 cm tendremos un granangular, si la distancia que le ponemos en la construcción es de 15 cm, digamos, es un “normal” y si la caja la hacemos más alargada, digamos de 30 cm tenemos una telefoto.

Para esta propuesta de construcción de su primer Aparato Fotográfico Estenopeico tengo la idea de presentarles un “modelito” que me ha dado muy lindos resultados.

Vamos a trabajar con PLACAS RAYOGRÁFICAS utilizándolas como cliché. También podemos utilizar PAPEL FOTOGRÁFICO como cliché PARA LOGRAR LA IMAGEN NEGATIVA. Que luego TRASUNTAREMOS para obtener el POSITIVO, es decir; “LA FOTO”

Ésta, nuestra primer cámara será un prototipo, un objeto didáctico al que debemos observar con toda atención pues de la observación de los fenómenos que suceden se aprende a modificarlos con la intención de conseguir mejores resultados. La PLACA RAYOGRÁFICA o el PAPEL FOTOGRÁFICO será de 13 x 18 cm y ya es hora que pensemos que además de construir la camera obscura tenemos que usarla y bueno, montar nuestro pequeño laboratorio casero o de campaña según vea sus necesidades a medida que va aprendiendo el proceso, o sea que además de constructor será usted fotógrafo y laboratorista si aprende a desarrollar esta sencilla técnica.

Además de las placas rayográficas o papel fotográfico que usaremos de negativo o cliché (¿vio que negativo mas grande?) necesitaremos los químicos para revelarlo y para fijarlo y también, luego que hayamos conseguido un buen cliché...¡lo trasuntará! Y obtendrá usted su primer fotografía estenopeica.

Al trabajar con un negativo tan grande no tenemos necesidad de “ampliarlo” durante el trasunto porque éste será “por contacto”, sencillamente haciendo sanguche el negativo entre un vidrio y un papel fotográfico común nomás, del mismo tamaño 13 x 18 cm.

 

A continuación la LISTA DE MATERIALES necesarios para desarrollar el “Taller Virtual de Fotografía Estenopeica”

Nota: tenga en cuenta que puede con ingenio y creatividad reemplazar el material sugerido por otro que usted disponga.

Para la construcción de la camera obscura:

Proceda así:

Ármese una caja con las medidas indicadas después de haber decidido la “distancia focal” con alguna de las tres opciones; 5, 15 ó 30 cm. Hágale una puerta superior o en la espalda y colóquele burletes para evitar cualquier entrada de luz, recuerde que la caja por dentro debe ser totalmente ciega y negro mate, los burletes puede fabricarlos con la cinta de electricista que servirá para tapar toda ranura, vértice o cierre de la caja; ASEGURESE QUE NO LE ENTRE NADA DE LUZ.
El estenopo y el obturador se lo incorporaremos en la Parte II de este taller. Por ahora y hasta nuestro próximo encuentro constrúyase una buena camera obscura, vaya reuniendo los materiales descriptos y si quiere ver una hermosa colección de fotografías estenopeicas les recomiendo www.pinholeday.org. (Día Mundial de Fotografía Estenopeica, encuentro éste donde el autor es Soporte Técnico en idioma ESPAÑOL).

 

Para el armado del laboratorio necesitaremos:

Disponer de algunas herramientas y materiales más hará que nuestra creatividad se vea favorecida, aquí nombro los elementos que tengo alrededor cuando construyo un aparato: martillo bolita, alguna pinza, un poco de alambre dulce, una caja ingletera, su serruchito, un par de prensitas del tipo “sargento”, algún atornillador (así se llama cuando uno arma), un puñado de tornillos tornillitos y tornillisitos, algunos clavitos, cinta métrica, regla metálica, cinta de enmascarar, clavadora, marcador negro grueso, lápiz de carpintero, tela esmeril medio y fina, tijera multiuso, taladro del tipo “hobbie” con sus accesorios, pegamento universal y algunas cosillas más, papel de cocina, pinceles varios y en fin, es mejor empezar la tarea con todos los elementos que necesitamos por que más adelante podemos construir otros aparatos fotográficos como el “Conoquatrón” que es ampliadora estenopeica, el “Visor Bicon” que sirve para observar transparencias estenopeicas, el “Aparato Fotográfico Estenopeico Multipropósito” que nos servirá para hacer la toma, revelar y trasuntar dentro de él, la “Cámara Periscopio”, la “Acimut 360” la “Spy”, la la la lá; un montón de opciones se nos presentan para nuestra inquietud fotográfica y artesanal...

Bien amigos, aquí me despido por ahora, nos reencontramos en nuestra próxima entrega y los espero ¡con la cámara construida! Para que así en la Parte II podremos realizar nuestras primeras pruebas, revelarlas (¿ha revelado usted alguna vez?) y, seguramente, realizar nuestra primera foto estenopeica...

Si surgiera alguna duda, comuníquese usted conmigo a fotoconceptos@gmail.com que gustoso contestaré sus estenopeicas inquietudes.

Pizarrón
Subir Fotos
 
Ver todos los Concursos Patrocinados.
5° Concurso Mensual FotoRevista
Faltan días, :: para el cierre !
 
Mega XI
 
Solo Fotos
 
Escuela In Fokus
 
Ada Sacchi CursosCentro Mayorista
 
Encuadrarte
 
Escuela MotivarteMarcelo Gurruchaga
 
Casa de Camaras
 
Publicite en FotoRevista