Portfolios de FotoRevista

de Autor  Retrato Desnudo Intervenida Documental Viajes y Turismo Naturaleza y Paisaje Moda y Publicidad Varios Volver  

Lázaro David Najarro Pujol

Lázaro David Najarro Pujol
Camaguey,
https://camaguebaxcuba.wordpress.com
Sección: Viajes
Publicado el: 01/02/21
30 fotos en este Portfolio / 269 visitas

 

"En Cumbrecita: Acariciar las nubes con las manos"

 
 
Ver como Galería Lytebox 
-
 

Córdoba, Argentina.- A la Cumbrecita se arriba por una zigzagueante carretera asfaltada. En todo el trayecto se disfruta de un excepcional paisaje embellecido por Atos Pampa, Intiyaco y Villa Berna. Antes se puede contemplar las aguas del río de los Reartes.

Esta villa turística se levanta majestuosamente en el Valle de Calamuchita, otrora campo perdido en el corazón de las sierras grandes de Córdoba, besada por las aguas del Río del Medio. Se yergue a una altitud de 1450 metros sobre el nivel del mar, declarada zona de protección ambiental.

Es un poblado peatonal por lo cual en el interior de la comarca no circulan vehículos automotores.

La Cumbrecita preserva sus raíces criollas, europeas y el medio natural que le da resguardo, al igual que su  enriquecido bosques de coníferas y árboles caducifolios, como los robles y encinas.

Una amplia cadena de restaurantes, hoteles, establecimientos comerciales  y cafeterías, entre otros, permite una gran afluencia de excursionistas a La Cumbrecita, a 118 kilómetros de la ciudad de Córdoba. Destacan los hoteles La Cumbrecita y Las Verbenas.

Para quienes pusieron la primera piedra en La Cumbrecita, fundada en 1934, se ha erigido la Plaza Los Pioneros.

Cuentan que dos años antes arribó a la región el doctor Helmut Cabjolsky, acompañado por su esposa Hedwig Behrend , sus hijos Helmut y Klaus de 13 y 11 años, su ama de llaves Liesbeth Mehnert y el esposo de ésta, Kurt Mehnert, para comenzar a construir el poblado.

 

Árbol encantado de la Cumbrecita

 

Centinela de las estaciones

abraza la primavera

el invierno crudo.

Árbol indolente

equipara el cambio.

Alto, frondoso

callado

de corteza arrugada

Árbol centenario

bajo su ramaje umbroso

de riqueza noble,

cómplice de enamorados.

Viejo árbol de fortuna señorial

brinda frescor

al caminante

bajo la sombra

plena y aliviante,

queda dormido.

El Viejo Árbol

de la Cumbrecita

acaricia la primavera.

Fijo la mirada

de su vieja corteza

de belleza perpetúa

Árbol encantado

vigía del tiempo

dueño de las altas montañas.

 

  

Comentarios recibidos (0)

Dejar Comentario 
  FotoRevista no tiene responsabilidad alguna sobre comentarios de terceros. Los mismos son de exclusiva responsabilidad de quien los emite. FotoRevista se reserva el derecho de eliminar aquellos comentarios injuriantes, discriminadores o contrarios a las leyes de la República Argentina.   El límite de la fotografía es nuestro propio límite
Home   Favoritos   Atrás   Arriba
 
Quienes somos     Contacto     Reglas de Participación   Las fotografías expuestas en este sitio pertenenecen a sus respectivos autores y no pueden ser reproducidas sin autorización de los mismos.  
  
Concursos Patrocinados de FotoRevista:
Desde 2014 transmitimos nuestros juzgamientos en vivo:
  58° Concurso Mensual FotoRevista   59° Concurso Mensual FotoRevista